NUEVAS METODOLOGÍAS EN LA INTERVENCIÓN FAMILIAR CON FAMILIAS EN DIFICULTAD SOCIAL

Cruz Roja Española, en el cumplimiento de su misión humanitaria desde hace más de 150 años, viene ofreciendo  soportes a las familias y las comunidades para aliviar y prevenir el sufrimiento derivado de las situaciones de vulnerabilidad que les acontecen: desastres naturales, conflictos armados, privación material, enfermedades, rupturas y pérdidas significativas, procesos migratorios, violencia de género… Y también procurando respuestas a las dificultades inherentes a los momentos de transición en su ciclo vital (primera infancia, escolarización, adolescencia, dependencia…).

Las familias que atraviesan situaciones difíciles o viven contextos de vulnerabilidad, pese a movilizar y desarrollar formas de adaptación para mantenerse unidas y sobrevivir a sus dificultades, en muchas ocasiones no logran garantizar el bienestar y desarrollo de sus integrantes, y en particular de los niños y las niñas que tienen a cargo. Desde Cruz Roja, contemplamos la intervención en dos ejes fundamentales: la promoción de los derechos de la infancia y adolescencia en el ámbito familiar y por otro, la promoción de las propias familias como contexto garante de derechos.

En el año 2017, en Cruz Roja Española atendimos a 27.860 niños y niñas menores de 18 años. Del análisis de su situación se concluye que el 87% tiene problemas en el ámbito económico, el 23,5% en el de la vivienda y el 16% en el ámbito familiar. Los problemas familiares más frecuentes son pertenecer a familias desestructuradas, padecer dificultades asociadas con la incapacidad parental y la existencia de drogadicciones y malos tratos en la familia.

La población atendida por Cruz Roja en 2017 está compuesta mayoritariamente por mujeres (65,5%), en edad activa (64,3%), con hijos/as (89,2%), españolas (65,9%), con estudios primarios o secundarios, (77,1%) y en situación de desempleo (72,7%).En lo que se refiere al desempeño de la crianza, resultan especialmente significativas las desigualdades de género que se manifiestan en los siguientes hechos: la sobrecarga de las mujeres que tienen que afrontar doble jornada laboral y la transmisión intergeneracional de roles de género discriminatorios. De nuestros datos observamos que son mujeres las que están al frente de los hogares monoparentales (91,2%) y de las familias numerosas (73,2%). Los problemas económicos más frecuentes son carecer de recursos, tener ingresos muy bajos o no contar con ayudas sociales.

En nuestro Programa de Infancia en Dificultad Social enmarcamos el conjunto de servicios, actividades y prestaciones que ofrece nuestra Institución en el ámbito de las políticas de bienestar social dirigidas a niños, niñas y jóvenes, así como sus personas adultas de referencia y que se ven condicionados por procesos de riesgo de exclusión social y de vulnerabilidad.

En el ámbito de la intervención  familiar y desde una vertiente preventiva, desarrollamos una intervención de carácter psico-social y educativo.  Nuestro trabajo incide en los factores que determinan el desarrollo y la participación en nuestra sociedad de estos niños, niñas y jóvenes.

Desde el año 2018, y en el marco de los proyectos financiados a través de la Convocatoria Estatal de las Subvenciones para la Realización de Actividades de Interés General con Cargo a la Asignación Tributaria del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), estamos inmersos en el desarrollo de dos nuevas iniciativas de investigación aplicada alineadas con los planteamientos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y la Federación Española de Municipios[i] para promover el ejercicio positivo de la parentalidad desde el tejido asociativo. Estos dos proyectos nos están permitiendo innovar metodologías de intervención  basadas en criterios de evidencias, al tiempo que fortalecer y mejorar las competencias técnicas de los equipos territoriales de Cruz Roja que trabajan en el ámbito del acompañamiento socio-educativo a familias en dificultad social con niños y niñas a cargo:

1. Proyecto de elaboración de una herramienta de valoración y promoción de Competencias Parentales, orientado a que los equipos que trabajan con familias en riesgo social puedan conocer y abordar de forma ágil y sistematizada la promoción de las capacidades para la crianza de las personas adultas de referencia, ya que el bienestar infantil es producto del buen trato que el niño/a recibe, y éste, a su vez, es el resultado de la disposición de unas competencias parentales.

La herramienta consta de 2 productos diferentes pero vinculados entre sí:

a) Guía de Valoración de Competencias Parentales (Guía VCP). Se constituye como el documento técnico de  referencia que nos permitirá aproximarnos de forma sistematizada a las  competencias en el desarrollo de la crianza y  educación  de las familias con las que Cruz Roja trabaja.

b) Escala y Entrevista para la Evaluación de Competencias Parentales (EECP) en colaboración con la Universidad de Sevilla (Hidalgo, V., Jiménez, L., Lorence, B. y Sánchez, M. (2018). Entrevista para la Evaluación de Competencias Parentales (EECP). Versión para pilotaje. Madrid: Cruz Roja Española.). La herramienta se encuentra en fase de pilotaje probándose en 120 Equipos Territoriales o servicios de atención a familias de Cruz Roja. Una vez validada, la EECP, constituirá una autentica herramienta de gestión que permitirá a los equipos de las Asambleas Locales de Cruz Roja sistematizar la elaboración de programas de actividades y recursos para desarrollar en colaboración con las Corporaciones Locales en sus planes municipales para las familias.
Llegados a este punto, nos encontramos en la actualidad diseñando la propuesta  metodológica en la que basaremos la intervención orientada al desarrollo y el refuerzo  de las  competencias parentales de estas familias.

2. Vínculos Tempranos en Primera Infancia, es un proyecto de investigación aplicada con el que estamos dotando a los equipos territoriales de Cruz Roja que intervienen con familias con niños/as de 0 a 6 años, de una metodología de intervención, “Modelo de Primera Alianza”, con la que trabajar de forma eficaz en el fortalecimiento del apego entre los niños y niñas en edad temprana y su “cuidador/a primario/a”.

En los dos años que lleva desarrollándose, el proyecto ha supuesto la formación en el “Modelo de Primera Alianza”, desarrollado por el Instituto Universitario de la Familia de la Universidad de Comillas, de 70 profesionales de  los equipos territoriales de Cruz Roja.

Este modelo de intervención, diseñado especialmente para su utilización con familias donde existe un riesgo psicosocial que afecta a la calidad de la vinculación temprana, utiliza la técnica de video-feedback y el propio grupo de cuidadores/as como métodos fundamentales para ayudar a las familias. Los cuidadores/as que asisten al programa reciben la oportunidad de transformar la experiencia que tienen con sus hijos/as, de sí mismos/as, y de la relación, gracias al apoyo y al trabajo que se realiza en el grupo, así como a las dinámicas de autoobservación que favorece esta metodología.

“Primera Alianza” fue testado por los equipos de Cruz Roja en 5 Asambleas Provinciales en el 2018, con la participación de 68 cuidadores/as. El pilotaje se puso en marcha con el apoyo y supervisión del Instituto Universitario de la Familia de la Universidad de Comillas. Los resultados de este primer testeo nos llevaron a concluir que la metodología de “Primera Alianza” sí mejora las competencias de los profesionales para valorar las capacidades de los adultos para hacer una lectura comprensiva de las necesidades del niño/a y los orienta para acompañar a las familias en el ejercicio parental. Además, el paso por “Primera Alianza” sí parece haber producido cambios positivos en las personas que han participado en el programa.

Valorados los resultados del primer año, consideramos importante continuar apostando por el fortalecimiento del apego y la calidad del vínculo temprano de los niños/niñas y familias con las que intervenimos, extendiendo esta filosofía preventiva a toda la intervención de Cruz Roja con familias con niños/as en esta edad temprana. Desde este punto de vista, en el presente año nos encontramos en una segunda fase de pilotaje, que considerando las “lecciones aprendidas” del año anterior, nos permita testar y adaptar el modelo a dos nuevos contextos de intervención donde el fortalecimiento del apego es una de nuestras prioridades: familias de acogida con niños/as en acogimiento y madres víctimas de violencia de género.  Actualmente están participando 8 equipos territoriales en este nuevo pilotaje que concluirá en diciembre de 2019.

OTROS DATOS DE INTERÉS

Guía de valoración de competencias parentales

Modelo de Primera Alianza. Proyecto "Vínculos Tempranos en Primera Infancia" (Resumen ejecutivo)